dimarts, 19 de juny de 2007

L'Església militant



Avui, un document esfereïdor de l'Arquebisbe de València, publicat a"Paraula-Iglesia en Valencia" el 17 de juny de 2007 :


En la España de hoy se está produciendo una preocupante dinámica: mientras los nacionalismos radicales quieren imponer por todos los medios como obvias sus más que discutibles propuestas de separatismo, quienes proponen la unidad de la nación son presentados como reliquias del pasado, privados de argumentos inteligentes. Frente a esta deformación comunicativa, hay que reconocer que la unidad de España es un gran logro histórico y cultural que hoy se puede y se debe seguir proponiendo a la inteligencia y a la libertad de las personas y de los grupos sociales.

Poder actuar conjuntamente, de modo libre, coordinado y eficiente es un logro social que sólo los insensatos desprecian. El trabajo político por la Unión Europea muestra hasta qué punto es complicado y difícil introducir el sentido de unidad entre pueblos culturalmente variados y geográficamente dispersos. Los varios cientos de años que en España llevamos conviviendo es un legado histórico que no podemos despreciar. La Iglesia, con su mensaje de amor universal, estima que el entendimiento entre hombres y mujeres es siempre posible y por ello resultan positivas para la paz mundial el reforzamiento de los lazos y relaciones entre comarcas, regiones y naciones. “Solidaridad” no es un concepto abstracto sino un compromiso que todos debemos ejercer también entre las regiones y comunidades autónomas, frente a un independentismo nacido en muchas ocasiones de consideraciones insolidarias en el desarrollo y en los recursos naturales básicos como el agua.

En la España de hoy, nuestra tradición occidental se expresa con un estilo de vida que se funda en una convicción esencial e innegociable: nada hay más valioso en la esfera política que el respeto incondicional de cada ser humano como persona, con todos sus derechos humanos, sin restricciones por razón de edad, sexo, cultura, inteligencia, creencias, convicciones... Estamos comprometidos con que todos los derechos sean de todos. El pensamiento católico, con su sentido universal no es sólo una tradición. Además de una tradición es un pensamiento de vanguardia que predica la solidaridad mundial, y por ende también la local. No pueden resultar creíbles aquellos que hablan de solidaridad con lejanos países, al tiempo que niegan el agua o las comunicaciones a sus convecinos de comunidad.

Los hechos diferenciales de las autonomías de España no alteran esa convicción común. Las modulaciones históricas y culturales de cada territorio sólo se entienden desde ese compromiso por la dignidad humana que recoge nuestro texto constitucional, y que establece un estilo de convivencia basado en una cultura de la vida, de la paz y de la convivencia libre, justa y solidaria.

La organización política de España es un asunto que compete a la libertad de los ciudadanos y de sus legítimos representantes políticos. Pero la Iglesia también está legitimada para aportar su fecunda experiencia de dos mil años y recordar la obviedad de que la unión hace la fuerza, y que debilitar la solidaridad entre las personas, las familias y las comunidades precariza el bienestar concreto de las personas. También conviene desenmascarar los radicalismos ideológicos que acompañan ciertas propuestas y que consideran la destrucción de la unidad de España como paso previo para imponer en un territorio sus utopías políticas, que han dado lugar a los totalitarismos más funestos en otras partes del planeta.

Los Obispos de España, recordando las palabras del magisterio de Juan Pablo II, invitamos decididamente a cultivar la ética política del amor al bien de la propia nación, que suscita comportamientos de solidaridad renovada por parte de todos. Hay que evitar con firmeza los riesgos de manipulación de la verdad histórica y de la opinión pública a favor de pretensiones particularistas o de reivindicaciones ideológicas.

La Iglesia anima a todas las personas de buena voluntad, y especialmente a los católicos, a la renovación moral y a una profunda solidaridad de todos los ciudadanos, para asegurar las condiciones que hacen posible la reconciliación y la superación de las injusticias, las divisiones y los enfrentamientos.

Con mi bendición y afecto,


dimecres, 6 de juny de 2007

Canteu, canteu maleïts









Tornen a sonar,com és costum, els timbals atàvics del nacionalcatolicisme espanyol i els mitjans del ram, exaltats, es fan ressò de l'afer. Ara li volen posar lletra a l'himne espanyol; una altra lletra vull dir, per no recórrer a Pemán (supòs que a contracor) o a l'emocionant "txinta-txinta". La campanya és intensa i el fervor patriòtic, sempre lligat a la testosterònica pràctica futbolística s'ha cobrat la primera víctima: el jugador del Barça, Xavi, acusat d'ocultar, qui sap si amb herètica intenció, la bandera sagrada brodada a les mitgetes i d'absentar-se expressament del trascendental partit contra la potència Liechtenstein. Casualment l'heretge és català, sempre sospitosos de poc afecte al règim. Els periodistes (?), sempre atents a la notícia, no han tardat a preguntar-li sobre la hipòtesi de la lletra de l'himne per si Xavi gosava afirmar que no el cantaria mai i així, en justa reciprocitat, lapidar-lo (informativament, clar).
Fer una passejada per la premsa espanyola fa esgarrifances: els del Foro de Ermua i el PP (amb iniciativa al Congrès), sempre equànims, s'han animat a proposar una lletra adient i l'Església (què estrany!) s'ha sentit reconfortada i en paraules del cardenal primat d' Espanya i arquebisbe de Toledo, Antonio Cañizares, "como español, me gustaría que tuviésemos una letra en el himno nacional". El president del Comitè Olímpic Espanyol, Alejandro Blanco, ja n'ha encarregat una perquè segons ell "el nuestro quiere ser un himno del deporte, que en mi opinión es una de las actividades que más favorece la integración y la cohesión. Si más adelante recorre otro camino, pues perfecto, pero nuestra intención es clara","los primeros esbozos apuntan a una letra que exalte los valores de una tierra abierta". Integrar, que vol dir sotmetre i cohesionar, que vol dir assimilar, seran, doncs, els objectius i aquesta famosa "terra oberta" on els esportistes estan obligats a acudir a la crida de la "Selección", sota amenaça de suspensions i afussellament mediàtic i popular i on, com en tots els Estats totalitaris només tenim dues postures, la dòcil i la patriòtica i la del dissident, la d'Oleguers i la dels maltractadors de mitgetes, la dels traïdors.
El món de l'esport, tan procliu a l'epopèia nacional, és el reclam ranci i amb aires de revenja del "A por ellos oe" històric que ens persegueix.
No ens caldrà aprendre la lletra a l'escola, ara ens la vendran a la tele i a missa, com en els millors temps.

 
Creative Commons License
Aquesta obra està subjecta a una Llicència de Creative Commons.